MUNDIFRASES. PÁGINA WEB DONDE ENCONTRARÉIS FRASES DE MIS LIBROS Y RELATOS

miércoles, 11 de enero de 2017

ESTE JUEVES...RELATO

                                                  ¿ JUEGAS CONMIGO?


Lo que más recuerdo de cuando yo era pequeña, son los juegos en la calle, salíamos de bien pequeños, nuestras madres no tenían miedo a que nos atropellasen, no había peligro. jugábamos a la cuerda, a la goma, a la xarranca, o la rayuela  como le decís fuera de Cataluña.
A mi me gustaba  jugar mucho a la goma, porque lo hacíamos en equipo y era muy divertido intentar saltar cada vez más. Hay que ver como estos cuerpos pierden agilidad; pero es así, las plasticidad que tienes cuando eres pequeña, pareces de goma y a veces rebotas y todo. Estos juegos en la calle son los que quizás se echan más de menos en esta época; aunque hemos recuperado una mínima parte de su esencia con el Pokemon Gou, bueno al menos les da el aire a la juventud y salen un poco de la soledad que provocan los juegos de la play, del móvil o del ordenador.
En cuanto a los juegos más tranquilos, la verdad es que no me gustaba mucho jugar con muñecas, las encontraba muy pasivas, prefería los juegos de construcción, para mi eran más creativos; pero esto va a gustos ya se sabe. El caso es que me divertía mucho y las horas se me pasaban volando.
En fin que cuando echo la vista atrás, siento nostalgia; pero una nostalgia de felicidad, de un tiempo que fue precioso para mi.
MÁS JUEGOS EN CASA DE VERÓNICA

26 comentarios:

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Gracias por compartirnos un poquito de esa blanda nostalgia. También lo mío viene de evocaciones, pero más tristongas.
=)
Un abrazo

rosa_desastre dijo...

No está bien decir que "cualquier tiempo pasado fue mejor" pero es que es inevitable vestir de felicidad esa nostalgia por los juegos de nuestra infancia.
Un beso

Ester dijo...

Mas o menos igual, me gustaba jugar en la calle y en casa al Exin castillos y con el fuerte apache y los indios, Hoy bonitos recuerdos. Abrazuco

San dijo...

Estamos viviendo otra época otra forma de compartir momentos y juegos, pero si he de elegir, los que nos tocó a nosotros creo que eran muchos más divertidos, más libres, más de equipo, de tardes en las calles sin miedos. Pero claro todo cambia y no se si a mejor.
Carmen un abrazo grande.

Tracy dijo...

Creo que este va a ser un jueves de nostalgias pero sin duda de un tiempo pasado viviendo una infancia feliz.

vivian dijo...

Los juegos en la vereda.... qué maravilla! Ya recuperaras tu infancia cuando lleguen tus nietos y vas a ver como alguna vez, le ganas a la tablet!! jajaja Yo por ahora por 3 a 1, ganando... (son muy chicos aun).Un gusto leerte y nostalgiar un poco. besos

Roxana B Rodriguez dijo...

¡Hola! Yo pasé por varias etapas, hubo lugares donde vivía que salir a jugar a la calle era un peligro, así que era siempre al jardín o a la plaza cuando mi madre nos acompañaba, nada de andar solos. Aunque hubo otras zonas donde era un poco más seguro y ya, la pelota y los juegos con los vecinos no faltaba.

Un lindo relato, muy nostalgico.

¡Un abrazo!

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Un relato nostalgico y precioso, veo que te gustaban el mismo tipo de juegos que a mi: juegos al aire libre en la calle, en aquellos años en los que pocos coches veiamos (bueno yo vivia en un pueblo) gracias por compartir tan lindos recuerdos, besos.

Diva de noche dijo...

Hace un segundo termine mi mensaje diciendo que la infancia que tuvimos en parte ha forjado lo que somos ahora...personas felices, abuelas y abuelos conscientes del legado que tenemos que dejar...hacer que los pequeños de hoy tengan recuerdos tan felices como el que nosotros tenemos..Que tengas un lindo día..besos...

Leonor dijo...

Bonitos recuerdos y parecidos a las que vivimos la misma época. Juegos en la calle que íbamos cambiando por temporadas. Por cierto aquí tampoco llamamos rayuela a ese juego, aquí decíamos al "tocadé" o a la china que solía ser un trocito de mármol que las niñas del barrio pedíamos en el taller de un escultor que vivía en mi calle.

Un beso

Juan L. Trujillo dijo...

Estoy contigo. Yo también me entretenía con los juegos de construcción. Una caja, era un tren, un montón de trapos atados, un balón, una escoba podía ser desde un caballo hasta una pértiga y un amigo, el Guerrero del Antifaz o Roberto Alcázar.
Una era, la palestra y una trilla una cuadriga.
Todo era posible, porque andábamos sobrados de imaginación.
Besos.

Yessy kan dijo...

Que bellas memorias las de tu niñez. Me fascinaba jugar en la calle con mis amigas, que pasar sentada frente al televisor. Lindo y emotivo relato.
Bso

Gregori Samsa dijo...

Fíjate que yo sí era de jugar con muñecas pero no me dejaban, así que me aficioné a la pelota: fútbol en la calle, cuidado que pasa un coche (de vez en cuando). Recuerdo especial por los Juegos Reunidos Geyper.
Tempus fugit.

Charo dijo...

A mí también me gustaba mucho jugar a la goma, sobre todo en grupo que era más divertido, aunque yo a veces jugaba sola a la puerta de mi casa utilizando dos sillas a modo de personas...también me divertía así.
Es verdad que produce nostalgia recordar estos juegos, siempre al aire libre y siempre con otros niños...
Un beso

Carmen Andújar dijo...

Gracias Yessy, Mónica, Charo, Gregori, Diva, Juan L, Leonor, Molí, Roxana, Vivian, Tracy, San y Ester. Es que la niñez nunca se olvida, y siempre llevamos parte de ella con nosotros.
Un abrazo

Montserrat Sala dijo...

Hola Carmen:De veras que lo pasábamos bien aunque teníamos poco, tampoco necesitábamos gran cosa para divertirnos. Como dices tú las horas se nos pasaban volando, tanto si hacia un frio que pelaba,como si era un calor insoportable. Un abrazo grande.

Pepe dijo...

Hol Carmen. Hemos coincidido en lo esencial, los juegos infantiles de nuestra época eran más grupales, menos solitarios que los actuales. Favorecían la convivencia, la amistad, el acercamiento.
Un fuerte abrazo.

Carmen Andújar dijo...

Gracias Montserrat y Pepe, esos juegos son difíciles de olvidar sobre todo porque hacían amistad.
Un abrazo

Max Estrella dijo...

Es una de las peores cosas que nos pasa de adultos:perdemos la capacidad de jugar, de correr de hacer el tonto por la calle por una especie de escrúpulo absurdo...yo ahora con un niño de seis años intento no perder esa capacidad de jugar porque en el fondo sigue siendo una posibilidad de aprender...
Besos

Carmen Andújar dijo...

Cuando tienes hijos, vuelves un poco a la infancia, es verdad.
Gracias Max.
Un abrazo

Juan Carlos Celorio dijo...

Sí, hay que ver como cambia todo, incluidos nosotros, jeje. Es cierto lo que dices del pokemon, este verano, cuando salían a buscarlos, me di cuenta que hay muchos más niños de lo que me parecía.
Besos.

Mar dijo...

Hola Carmen. Me gustó leerte de nuevo. Ya apuntabas hacia las artes plásticas con eso de las construcciones. Supongo que
también te gustaría pintar y dibujar. Gracias por compartir tus recuerdos. Lo del juego de Pokemon, lo único bueno q tiene es ese salir a la calle, pero tiene otros peligros... Darse contra una farola es el menor, jeje un beso.

Mar dijo...

Hola Carmen. Me gustó leerte de nuevo. Ya apuntabas hacia las artes plásticas con eso de las construcciones. Supongo que
también te gustaría pintar y dibujar. Gracias por compartir tus recuerdos. Lo del juego de Pokemon, lo único bueno q tiene es ese salir a la calle, pero tiene otros peligros... Darse contra una farola es el menor, jeje un beso.

Mar dijo...

Hola Carmen. Me gustó leerte de nuevo. Ya apuntabas hacia las artes plásticas con eso de las construcciones. Supongo que
también te gustaría pintar y dibujar. Gracias por compartir tus recuerdos. Lo del juego de Pokemon, lo único bueno q tiene es ese salir a la calle, pero tiene otros peligros... Darse contra una farola es el menor, jeje un beso.

Mar dijo...

Hola Carmen. Me gustó leerte de nuevo. Ya apuntabas hacia las artes plásticas con eso de las construcciones. Supongo que
también te gustaría pintar y dibujar. Gracias por compartir tus recuerdos. Lo del juego de Pokemon, lo único bueno q tiene es ese salir a la calle, pero tiene otros peligros... Darse contra una farola es el menor, jeje un beso.

Mar dijo...

Perdona Carmen¡